La premonición de Fabio Arévalo: alguien se lanzaría desde la azotea del hotel