Los aztecas creyeron que Hernán Cortés era la encarnación del dios Quetzalcóatl