El cierre de Iker Jiménez: la mente expandida en la noche