Hanussen encargó a Hitler un sortilegio para poder llegar al poder