Cierre de Iker Jiménez: “Que viva la España mágica, pero sin tanto caradura”