El portero Manuel Almunia sufrió fenómenos poltergeist en su casa de Abbots Langley