¿Qué hay de cierto en las teorías sobre las élites como ladrones de inocencia?