El entramado de la pedofilia protege a los poderosos de las investigaciones