La bruja de Chávez fue clave en la conspiración del golpe de Estado de 1992