David Placer relata las sesiones de espiritismo que Chávez hacía en la cárcel