Matar por maldad, placer y experimento, ¿nueva forma de asesinato?