El río hirviente es un lugar sagrado para los Chamanes y la residencia de la Yacumama