El cierre de Iker: Lorca, un genio y un maestro del misterio