Alejandro Suarez Sánchez Ocaña, a punto de caer en un timo del S.XXI