El Hotel del Salto de Tequendama, convertido en un lugar de turismo macabro