Mundo insólito: Una casa solo habitada.... ¡por murciélagos!