Manuel Martín: “Los adictos reciben tal placer que el cerebro les dice que está todo bien”