Los astronautas del Apolo X prefirieron ocultar que habían escuchado un extraño sonido