Numerosas novelas señalaron el Monte Fuji como lugar perfecto para suicidarse