Miguel Jara: “La OMS comunica mal, exagera y genera situaciones de miedo”