‘El Bosque de los Suicidios’ utiliza carteles y música para animar a vivir