Golpes y presencias en una casa: “Siempre nos hemos sentido incómodas”