La aplicación de animales en medicina se remonta hace miles de años