Existen numerosos casos de perros que han diagnosticado cáncer a sus dueños