La momia de San Campio cura a los enfermos y exorciza a los endemoniados