El principito era el ángel de la guarda de su autor, Antoine de Saint-Exupéry