Christian Andersen sufría tapefobia y pidió que le abrieran las venas antes de su entierro