El sueño científico de Lembroso fue que su cara quedara conservada en un frasco