Juan José Sánchez Oro: “La Atlántida de platón ni está ni se la espera: no existe”