Manuel Abril cuenta cómo descubrió que el cerro de El Cabezuelo podría ser una pirámide