¿Están Estados Unidos y China inmersos en una guerra secreta por la supremacía?