Muñecas, cruces y apego a su casa eran las señas de identidad de las brujas de O Mato