Voces guturales y de ultratumba: Imposibles de fingir para Jane Hudson