Magnicidios que traen consigo una maldición familiar: ¿Casualidad?