El macabro caso del historiador ruso que convertía cadáveres de niños en muñecas