El cierre de Iker: el bienestar ejercido por la música clásica