Francisco P. Caballero: "El destino de los soldados era morir en Puerto del Escudo"