Francisco Roldán, primer europeo en solicitar la criopreservación como última voluntad