Ralph Sarchie, el policía demonólogo