María Gómez, ¿un enlace con el más allá?