El cierre: Un final con propósito