¿Un verraco en el centro de Madrid?