Chips en humanos, ¿avance o control?