La FUA, la fábrica de la muerte