'La onda de la verdad', ¿una prueba ética?