El tercer caso que ‘visualiza’ Navarrete