Al límite de la ciencia: ¿Influyen las emociones en el azar?