El cierre: La primera nana