La realidad de las nuevas tecnologías