El Argar, la Troya española